Bagan. Ella y yo.

bagan_cab

Estamos ella y yo. Me sonríe. Otra vez siento que hoy el mundo es un poquito más triste sin ella. Hay personas que alegran el mundo.

Que los niños sigan sonriendo. Un mundo sin ellos, no es mundo.

Es luz. Era. Intuición. Recuerdo. El dolor del adiós.

Era abrazo. Es amor y el cariño que me dio.

Hoy veo el horizonte y está ella conmigo. Es bonito, siento que ella siempre será este momento, este paisaje. Hablamos, un abrazo y se vuelve con el avi. Quiere estar con él.

Se va alguien y nos quedamos el resto. Aprendiendo de la vida. Hoy hay examen.

¿Hasta cuando esperar para decir te quiero? ¿Hasta cuando esperar para solucionar problemas entre amigos, amores, hermanos? ¿Cuando esperar para hacer esa llamada?

Saber que la vida es así no avisa, casi nunca. La vida es.

Somos. Bici y para casa. Ella es feliz. Lo fue siempre. Siempre sonreía y reía. La recuerdo sonrisa, amor, generosa, con su encantador acento francés y un gran corazón que nunca se cansó de querer y dar cariño. Y la imagino, volando libre.

Lo decía, cuando me tenga que ir, me iré tranquila.

Gracias por existir.

Me siento de nuevo afortunada de haber conocido, vivido, crecido entre personas maravillosas, una se despide hoy, deja huella. En el corazón.

El viaje no es aparte de la vida, y la vida se mezcla con los paisajes y los recuerdos. Bonito este paisaje y esta pagoda que ahora es nuestra.

O.
amanecer-bagan amanecer-bagan-2 amanecer-bagan-3 amanecer-bagan-4 bagan-5 bagan-8 bagan-10 copia bagan-7 bagan-6

Share on FacebookPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

7 Comments

  1. carmen · 7 diciembre, 2014 Reply

    Molt bonic Ona, a ella li haurà agradat aquesta despedida.

    Buen viaje M.

    Una abraçada i molts petons.

  2. Pepe Rodenas · 8 diciembre, 2014 Reply

    Me encanta. Una despedida con sabor a bienvenida!!! Mañana la noche brillara mas!! Seguro!!

  3. Brigitte · 9 diciembre, 2014 Reply

    Bonica preciosa despedida gracies per aquestas paraules plenas d’amor . Ella os va estimar molt se em trenca el cor sense ella. Petonets

  4. Ju · 10 diciembre, 2014 Reply

    oh qué bonic aquest post i que màgic el principi i el final i el principi i el final i eternament…els amors perduren i bateguen sense fi

  5. Sandra Lebrón · 13 diciembre, 2014 Reply

    O…me encanta como espresas lo que sientes.
    Yo quiero pensar, vaya …..y así lo siento, que la vida es eterna!!!..simplemente…llega un día, en el que…sin preaviso …o con él , iniciamos un viaje. Con una mochila llena de experiencias buenas ….y de malas también. Sin la lonely planet, sin rutas marcadas, con un destino incierto…pero seguro que genial, donde nos encontramos con los nuestros, que en su día ya iniciaron este viaje. Aunque no podremos hablar y tocar a los que dejamos en casa, los podremos oir y sentir. Por eso O, nunca dejes de decir en voz alta, lo que sientes, y háblale como lo has hecho hasta ahora, y si te dejaste algo por decir…hazlo!!! Y si tienes la necesidad de decírselo cada día, no te cortes!!!! Tienes la ventaja de que no tienes que utilizar teléfono, ni marcar números…..es como un manos libre permanente….abierto a ese mundo. Yo cada día lo hago…y desde que lo aprendí….no los echo de menos…, sé que están conmigo. Cuando me invade la tristeza….les hablo, lloramos y reimos juntos. Locura?? Quizás??..pero me funciona.
    Mi consejo….continua mirando a ese horizonte…y riete!!! Que la vida continua!!!! Y es para siempre.
    Un beso enorme a los dos.

  6. Maricris · 15 diciembre, 2014 Reply

    ¡Me habéis dejado sin palabras! ¡Cuánto cariño expresas tú, O y cuánta esperanza, tú, Sandra! ¡Qué bonito!.
    Yo también quiero que, cuando no esté aquí, hablemos, lloremos y riamos juntas porque estaré con vosotras…
    ¡Gracias por vuestro comentario! Os quiero, a las dos, a O y a Sandra.
    Un millón de besos
    Maricris

  7. Nano · 16 marzo, 2015 Reply

    Gracias por existir. O. Bagan. Ella y yo.

    Como siempre O con la cámara en una mano y el corazón en la otra. La primera frase sensacional. Mística, poética, espiritual a la vez que sencilla, clara, narrativa. Nos introduce directamente en la historia. “Estamos ella y yo”, como lector, la descripción de un lugar físico no lo necesito saber, ya que es abstracto. Pero la primera y la última foto me acercan un poco a ese lugar. O me va guiando por ese globo inmenso lleno de aire, esperanza y ternura que es la vida, y la vida tras la muerte. En la imagen del menú así como en las del post, veo almas personificadas en globos que ascienden al cielo. El viaje hacia el nuevo mundo.

    Es curioso porque no hay ninguna referencia explícita sobre dios y el Espíritu Santo (amén). Aun así respiro un ambiente divino, majestuoso, de calma, paz y amor.

    Me gusta cuando O alterna “es” y “era”. Cómo se va del texto para recordarla y cómo regresa al mismo para verla, para estar con ella, hablar, sonreír, abrazarse. Me gusta también como aterrizan las frases, como se complementan las unas con las otras. El final de una frase se complementa con el principio de la siguiente. Ese efecto hace que me sienta seguro con el texto, a gusto, por muy abstracto que parezca su escenario.

    Al igual que en la entrada “Dance me to the end of love”, me hubieran bastado dos imágenes (aunque repito, ¡me gustan todas!) para que el texto fuera extremadamente efectivo, en este caso (foto de portada y foto de menú principal). Entiendo la exposición fotográfica como un viaje espiritual, pero al tratarse, como he comentado antes, de que la historia o el “reencuentro” ocurre en un lugar abstracto, me hubiera conformado con esa dos imágenes representativas: la luz en el horizonte ( “hoy veo el horizonte y está ella conmigo”) y la ascensión al más allá (“y la imagino, volando libre”). Aún más, si en la foto de portada (no la del menú) aparecieran los dos globos, hubiera sido MÁGICA. ¿Me pregunto dónde se encontraba O cuando hizo las fotos?

    ¿Hasta cuándo esperar para hacer esa llamada? No tengo una respuesta muy clara sobre el tiempo, lo que si sé es que me molesta de una manera atroz cuando me echan en cara lo de: ¡no me llamaste, es que nunca me llamas, pero por qué no me llamas! Bien, si no te llamo es porque no tengo nada que decir, no hay interés o necesidad, por lo tanto, si uno quiere o le interesa algo, es este último quien debería de llamar. Por muy mal que esté. Nadie te regala nada en esta vida. Pienso en gente con problemas reales de autoestima.

    Nunca he exigido a nadie una llamada ni que me digan te quiero. Jamás. Y no lo pienso hacer. Va en contra de la voluntad, libertad del prójimo. Creo que siempre hay que dar, dar y dar, sin esperar nada a cambio. Si recibes, pues bienvenido sea. Quieres algo, lo buscas. Punto.

    ¿Hasta cuándo esperar para decir te quiero? Pues toda la vida si hace falta. O nunca. Igual te dijo te quiero 300000 veces antes de pronunciar las dos palabras, y nunca te enteraste. Por otra parte opino que si nadie te dice que te quiere, será o bien porque realmente no te quiere, o bien porque le cuesta exteriorizar los sentimientos ( hay mucha gente con problemas). Si esperas todo el tiempo a que lo hagan, búscate otro novio/a. Todo depende de uno mismo.

    ¿Hasta cuando esperar para solucionar problemas entre amigos, amores, hermanos? Esta pregunta es la que más me interesa. Aquí no hay que esperar. Si hay un problema se tiene que solucionar, cuanto antes mejor, sino la relación corre peligro. Pero a veces tienes que aceptar que nunca te pondrás de acuerdo, de lo contrario seguir discutiendo es una perdida de tiempo, gastas demasiada energía. A mí me pasa con mi padre cuando hablamos de política.

    ¿Quién tiene el derecho de definir la situación como un conflicto? El problema que tú puedas tener igual no lo tengo yo, por lo tanto yo no tengo la obligación de resolver ningún conflicto.

Leave a reply