Bago. El gitano de ojos azules

cab-enamorada

Me he enamorado.

De esa manera loca e irracional que tiene el enamoramiento. En la que todo lo que ves en el otro te parece divertidísimo, saltas, brincas de amor, te da igual que escupa en el suelo o que todo esté un poco sucio, ahora te parece “diferente”, exótico. Estás enamorada y todo te da igual. Déjame en paz razón, ya sé que lo que ahora celebro será motivo de discusión en un futuro, pero déjame ser imbécil y loca por unos días.

Ha sido amor a primera vista. En la primera cita, en una ciudad polvorienta y sonriente, montada en la moto de un desconocido. Lleva lungui y pasea en bici. Bago, es moreno y fuerte. Pero no gusta a casi nadie. Tengo un gusto peculiar en el amor, siempre me he fijado en los gamberros, de pequeña me gustó el chico de los autos de choques en las fiestas mayores, un gitano de ojos azules que llevaba locas a todas las chicas de la feria.

Así paseaba fascinada por la calle. Mientras aparecía el miedo. ¿Que pasará a partir de ahora? ¿Y si mañana veo que nada es igual, y ya no me gusta? Como una época en la que cada semana me enamoraba de una persona distinta y cada vez pensaba que duraría toda la vida, no veía a nadie más en el mundo. Cuando caducaba el amor aparecía otro que me atormentaba de nuevo. Afortunadamente duró sólo un par de meses.

Un buda dormido. Barro, paraguas. Monjes budistas comiendo. Todos los turistas alrededor  hacemos fotos como posesos, yo la primera. Me sabe mal y una fuerza irremediablemente cruel me hace seguir disparando con la cámara. Es salvaje. Contradictoria. Tengo ganas de llorar, salimos. Un oasis de caras amables y sonrisas constantes, que te observan y te acompañan. Todo lo que haces les hace gracia, de hecho que estés ahí y os miréis es toda una casualidad.

No cambies. Ya sé que puedes ir a “mejor”, que hay cambios, los que vienen de arriba, te harán ser más libre*. Ojalá sea pronto. Pero no pierdas eso que me ha enamorado, no lo dejes ir. Sé que no todo es perfecto, que los paisajes y las caras esconden lo que las fotos no imprimen. Pero no cambies. Conserva este corazón. Humeante y simpático. Alegre e infantil. Esas miradas, esa ingenuidad. Este carácter. Aunque nuestro amor sea viajero, siempre te recordaré así. Preciosa de corazón. Amable.

O.

* Se celebrarán elecciones en Myanmar a finales de 2015.

Fotos: O e I
BAGO-2 gengibre sacDSC07408moto chili mercat DSC07712 DSC07688 DSC07703 DSC07662 DSC07626 DSC07616 DSC07582 DSC07577 DSC07415DSC07536 DSC07428 DSC07682 DSC07686 DSC07705 DSC07421 DSC07442 DSC07440 peus DSC07550

Share on FacebookPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

7 Comments

  1. Mireia · 28 noviembre, 2014 Reply

    M’ encanta com escrius, emociona, ens trasl.lada allà on ets, veient les cares que et somriuen i darrera de l’objectiu de la càmara… Et tinc aprop, sempre t’hi tinc.

    Mil petons princesa

  2. carmen · 28 noviembre, 2014 Reply

    Recordo aquell estiu!!! quant de temps…

    Quina història més maca, és com veure una peli. No deixis d’enamorar-te si us plau, quantes coses et perdries!!!
    Quantes coses ens perdriem els que estem a l’altre banda de la pantalla.

    Una abraçada

  3. macarena · 28 noviembre, 2014 Reply

    Y tu te preguntas,que pasara a partir de ahora? Pasara de TODO,seguiras enamorandote, disfrutando, llorando, riendo pero poco a poco iras dandole

    la espalda al absurdo e inutil miedo.

    besos mil bonica,

  4. maricris · 28 noviembre, 2014 Reply

    ¡Ohhh! No tengo palabras para escribir las emociones que me hace sentir tu entrada…¡Maravillosa!.

    Sigue enamorada, O, guapa, pero de I y de todo y de todos….

    Besos mil

  5. inigo · 1 diciembre, 2014 Reply

    La humanidad se divide entre los que se enamoran del encargado “macarriqui” de los autos de choque, y los que se enamoran del que te deja los apuntes escritos con letras perfectamente redonditas. Los primeros serán más felices, los segundos dominarán el mundo.

    Joder, estas fotos son hipnóticas.

  6. Feni · 8 diciembre, 2014 Reply

    Ona cambiaria los sesentaynueve años de mi vida porque alguien sintiera eso por mi durante seis minutos muchos besos alos dos ivan cuidate mucho por favor

  7. Nano · 26 enero, 2015 Reply

    De esa manera loca e irracional que tiene el enamoramiento. O. Bago. El gitano de ojos azules.

    Esta entrada, en mi opinión, es el primer texto que leo de O que realmente parece apartarse un poco de la forma clásica de diario para convertirse en un cuento. En “Diario de una pasión” y “Ese bar”, ni los encasillaría como diario, ni en la forma del cuento, simplemente reflexiones poéticas. En cambio aquí tenemos un cuento de aspecto indisoluble. Todo tiene una relación, un sentido. En mi lectura existen dos personajes y dos tonos aparentemente diferentes. Un tono en los párrafos 1, 2, 3 y 5. Otro en el párrafo 4. Bueno, el segundo párrafo tiene un poco de los dos. Un personaje en los párrafos 1,2,3,4. Otro en el párrafo 5.

    En los párrafos 1, 2 y 3 encontramos a O en estado puro. Hablo explícitamente sobre el amor. Pienso en el amor, lo miro, lo quiero, me entrego tal cual, me enamoro, nos enamoramos. No contemplo. Viajo de presente a pasado, y viceversa. Te cuento una historia, no solo lo que pienso, contemplo o siento. Pero esta historia es muy corta ( he recogido básicamente la información física): “…en una ciudad polvorienta y sonriente, montada en la moto de un desconocido. Lleva lungui y pasea en bici. Bago, es moreno y fuerte…” A partir de esta imagen se forma el cuento, por delante y por detrás.

    El texto 4 tiene otro tono, uno más contemplativo, el tono con el que O suele narrar: en presente, describiendo una vez más su día a día, trasladándonos físicamente al lugar de los acontecimientos. Pero, según mi visión, este párrafos tiene un valor añadido: se trata de la esencia en presente de los tres primeros párrafos, la “foto que no se imprime”, pues veo el abordaje de la cámara hacia los monjes como una manera de amar incondicionalmente. Como cuando te enamoras, me llevo por delante a quien haga falta si es necesario.

    Los monjes budistas comiendo, los relaciono con el gitano de ojos azules. Todo el mundo quiere fotografiarlos, da igual lo que ellos piensen. Si cojo la primera frase del segundo párrafo: “De esa manera loca e irracional que tiene el enamoramiento” y la junto con “hacemos fotos como posesos… Una fuerza irremediablemente cruel me hace seguir… Salvaje. Contradictoria. Tengo ganas de llorar… Todo lo que haces les hace gracia…” ¿No sería esto una forma de asimilación?

    Con el quinto párrafo entiendo (por las frases: “los que viene de arriba” y “preciosa de corazón”) que es Bago quien habla con ella, el cual se está despidiendo. Pero eso no quita que el texto fluya hasta el final. Si es así, bonito giro. Bravo!

    Hoy es diferente, mañana puede ir a mejor.

Leave a reply