Bangkok – Barcelona

ona-entrevista-2cab

Oigo hablar otro idioma desde el hostal y me hace gracia. Tengo ganas de salir y ver más. Todo es nuevo.

3 a.m. No son horas, se me cierran los ojos y la ciudad no descansa. Siento el hilo de la distancia más que ningún día, la distancia visible, veo más claramente que no estamos. ¿Qué estarán haciendo? La vida continúa, igual que la nuestra. ¿Harán lo mismo de siempre? Seguro que no, aunque sí que me los puedo imaginar haciendo la vida como cuando yo estaba en Barcelona. Me gusta saber que están bien.

Bangkok me encanta, en contraposición con las ciudades indias es paz y tranquilidad. Polución y barullo pero controlado. Hasta silencio en los atascos. Después de la selva venir a la ciudad es como volver a Barcelona unos días o algo parecido.

Vemos a mi hermano, trabaja en la ciudad, salimos y vagamos por la ciudad, acabamos en sitios que parecen conocidos.

Observo las caras en el metro, sus gestos, la manera de moverse, no miro el paisaje, intento entender qué rasgos los definen. Cambia la lengua, la moneda, el lenguaje, voy en tirantes y falda. Hace un calor sofocante.

Bangkok es ciudad nocturna, oscura, bulliciosa. La noche embellece y oculta los contrastes de la ciudad. Luces y sombras e ir adaptándose al nuevo país.

Quiero dejar de viajar sin ver, quiero entender, conocer. Más.

O.

Fotos: O e Icarrerbangkok_streetDSC03979undergroundbang_carrerbangkok-apolocasa-1

Share on FacebookPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

9 Comments

  1. pepe · 27 octubre, 2014 Reply

    Pues yo creo que aunque no mires, lo ves todo. Sobretodo tú. La foto del cartel “COLOR” fuaahhh que bonita.

    • O- · 28 octubre, 2014 Reply

      Veo que tú también VES, me encanta esa foto y la sutileza del COLOR. ¿Habéis reconocido a la que entrevistan? ¡En inglés y sobre política tailandesa!

  2. Chuni · 27 octubre, 2014 Reply

    Hola Ona i Ivan!!!

    M’ha alegrat tant rebre notícies vostres!!!
    Porto una bona estona visitant el vostre blog i llegint els vostres escrits… i estic disfrutant moltíssim. Escriviu tan bé que m’he transportat fins allà!!
    M’encanta que estigueu fent realitat el vostre somni… saltant al buit i traspassant la foscor. Assaborint la vida, amb tots els seus sabors.
    Una forta abraçada als dos, i un super petó per la Ona!!!

    • O- · 28 octubre, 2014 Reply

      Me’n alegro que l’estiguis disfrutant, m’he enrecordat de tú en el viatge i en el salts al buit. Des d’aquí sembla més fácil explicar-ho i ja que estem… saltem del tot, molts petons per tú Chuni!

      Ona

  3. inigo · 28 octubre, 2014 Reply

    Fotazas, la última me flipa.

  4. Brigitte · 3 noviembre, 2014 Reply

    Ona enganxada estic al blog desde que sortit de Sitges pet anar a Barna a currar estic llegint. Es una pasad el Marc deuria flipat en veure os !!! JAJJJ. Petonets de DJ Brigei jajaja

    • o- · 9 noviembre, 2014 Reply

      Qué bé que t’agradi! Vem arribar per sorpresa al restaurant del Marc es va quedar parat! Petons dj!!

  5. Nano · 28 noviembre, 2014 Reply

    Silencio en los atascos. O. Bangkok – Barcelona.

    Quédate quieta, así, no te muevas, perdón, un poco más hacia la derecha, no no hacía la izquierda, un pelín más, ahí, stop. ¿Estoy detrás, delante, dentro o fuera de la cámara? Empotrada en la pared. Llama a la policía y di que no me has visto. Véndate los ojos y vete para casa. Prepárate una buena cena. Mejor dile a los secuestradores que me entreguen. Basta ya de tanto sufrimiento en público.

    No sé si me ha sentado bien la India. Excursión tras aventura. Tampoco sé si respiro mejor. ¿Ha habido relax para el yoga? ¿Dónde estoy? ¿Me ve alguien? Parezco estar viviendo dos mundos simultáneamente. ¿Gracia o Bangkok? ¿Churro o teriyaki? Que complicado es esto del tiempo. Vivir en él. Desvivirse.

    Es duro el camino, pero no importa. Yo voy, y voy bien. Creando cuentos maravillosos que nunca hubiera escrito, haciendo fotos inimaginables, visitando países en los confines del mundo, atravesando la selva en busca de paz. Llenando la mochila con nuevas experiencias. Con la vida cara a cara. Arriesgándolo todo (quizá sin darme cuenta). Y algo más. Con mi pareja, a quien amo.

    Y continúo haciendo maravillas con mi lámpara del genio, la que gané al perder las gafas de sol graduadas, puede que en Mumbai.

    ¿Me quedo con los tres dj’s encapsulados y la party tai, o sigo a por los Five hundred baths?

  6. Tailandia | Diario de un cobarde y una pasión · 4 enero, 2015 Reply

    […] nuestro primer viaje a Tailandia, buscamos nuestra Barcelona en Bangkok, hicimos el pirata en Railay, consumimos nuestros días entre islas y salimos a dedo hacia Malasia. […]

Leave a reply