Dance Me To The End of Love

hsipaw-cab-2

Hoy me he emocionado tres veces, o quizás eran dos, no lo recuerdo. Tejidos de felicidad, la música y el amor, y más de tres mil noches.

Me despierto corriendo y pago los nueve euros que cuesta la fonoteca. Me da tiempo a sincronizar treinta canciones. Tren a Bagan. Todo en la nube, menos nosotros. Todos y todo tan lejos. Dos meses y medio sin escucharos con música. Miro a O, mientras I piensa que ya no puedo vivir sin ti. Te mira, y me acuerdo de todos vosotros, me quiebro por dentro, y bailo por fuera, sentado para el resto de pasajeros, volando cuando me miro en tus ojos, y me agarras fuerte y dulce, para que no salga por la ventana, y tu tacto me pone, y os echo mucho de menos, y me aprieta y me empuja el alma, y no lo resisto, y me levanto y grito: ¡Hola, Mi Amor!, los pasajeros miran a I y yo a vosotros, a pesar del tamaño del comedor, que no tiene más de veinte metros cuadrados, creo que estáis todos, pero cuando abro los ojos sólo puedo ver a O, que sabe lo que le pasa a I. No puedo vivir sin música, no quiero vivir sin vosotros. Te quiero O. Acaba de entrar Teresa, y como siempre, sube el volumen. Os escucho felices, bailando encima de los asientos del tren del día a día, a mi lado O mira a los ojos de I, y dentro de ellos, estáis todos vosotros.
Bailando, bailando…susurra el sol,… y aparecen miles de templos. Se oye Nada. De nuevo solos…”tu i jo”.

Dance Me to The End of Love

I.

Fotos: I. hsipaw-7 hsipaw-3 hsipaw-6tren-hsipaw hsipaw-8 hsipaw-2

01 CHUCHO Magic, Tejidos de felicidad. 02 COQUE MALLA & ANNIE B SWEET No puedo vivir sin ti, Mujeres. 03 JUNCO ¡Hola, Mi Amor!. 04 MANEL Teresa Rampell, Atletes, baixin de l’escenari. 05 MISSTRESS BARBARA Dance Me to The End of Love (Original de Leonard Cohen).

Share on FacebookPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

4 Comments

  1. Ju · 9 diciembre, 2014 Reply

    Jiji segur q surten molles dels seients, akí tot balla a 100 km/h a ritme de 4 vents i enyorança d 20 m2 d’amic@s, tot pot ser un Rampell. Ptnets

  2. David · 11 diciembre, 2014 Reply

    No estamos lejos. Estamos en la misma nube de la que no te bajas desde que despegaste hace ya más de dos meses , camino a cualquier lado. Las primeras que viste desde el avión no tenían aún alma. Olían a proyecto, a ilusión. Ahora tienen forma de Nacho Vegas y de Fernando Alfaro. De Time to pretend y de My timing is off. Y de taburete sobre el que te subes para bailar tras una noche larga. Y de sabor a mandarina amarga. En esa nube estás tú, I. Y también O. Y nuestro amigo F y por supuesto C y M, faltaría más…por cierto siempre se cuela J y nos gusté que esté ahí. Estamos todos. En esa nube y también en ese tren con comedor gigante que mañana probablemente se convierta en bicicleta. Mira por la ventana y saluda. Estamos. Somos. Sentimos.

  3. Carles · 12 diciembre, 2014 Reply

    Segur que és màgic, és maravellòs!

  4. Nano · 12 marzo, 2015 Reply

    Me quiebro por dentro, y bailo por fuera. I. Dance me to the end of love.

    Otra preciosa imagen del día a día, de estar fuera queriendo estar dentro, y viceversa. Toma y daca. Humilde y generoso. Así es como viajo en tren y así es como me gustaría realmente ir. De cara a la vida (a veces de lado) sin olvidar el corazón.

    Y la música, inevitable compañera, en los asientos, en los raíles, en las agarraderas… en las entrañas. Me identifico totalmente con ese sentimiento de necesitar compartir el momento, la experiencia (curiosamente diría que aquí ocurre en todo momento), y aún más de esa manera tan brutal, explosiva, directa y carnal que tanto I como O nos tienen acostumbrados. Y esto es solo el principio.

    Siempre existen detalles que discutir, preguntas que formular, comas, puntos, puntos suspensivos, pequeñeces que a unos les pueden sobrar y a otros faltar. Pero el tono, el estilo directo en 1a persona y el ambiente le dan coherencia y sentido al texto. Aunque sepa que me está contando una historia desde Myanmar lo puedo sentir justo a mi lado, bailar con él, abrazarle. Le veo ( I, ya sabes que lo de “abrir los ojos” últimamente me tiene frito). I me abraza desde un tren exótico, desde ese mundo nuevo, mientras que yo cierro los ojos y le tiendo los brazos para que me saque de este agujero en el que estoy metido, la jungla urbana, el mundo real, el tren cotidiano. Yo quiero estar allí, él quiere verme allí. Así de simple lo veo.

    Sabiendo que la distancia que te separa con tu mundo es tan larga y que la posibilidad de encontrarte con un ser querido es bastante remota, te sientes aún más solo y florecen fuertes deseos. Y si esos deseos que florecen se dirigen hacia tus amigos y familiares, pues orgullosos nos deberíamos de sentir.

    Me gustan los cuentos con movimiento, que viajan, física o espiritualmente, que van y vuelven. Un viaje dentro del viaje, una historia dentro de otra historia. Aquí existen varias historias o diálogos paralelos. I se despierta, coge un tren, viaja, duerme, sueña, baila y se despierta otra vez. Hay una historia antes, durante y después de cada acción. Cobarde habla con I, y con O, y con N, incluso se despierta sobresaltado y grita en un vagón: Mi amor, te quiero! I no quiere solo a O, nos quiere a todos. Y no fuerza nada, sale natural. I es un regalo que no para de dar sorpresas. Me quedan ocho por abrir.

    Las fotos revistiendo el escenario, las justas. La foto borrosa de la portada me encanta. Precisamente por ser borrosa la relaciono con el sueño, con la nube, con esa mezcla de confusión, excitación y nostalgia. Veo una puerta que da a la jungla y otra que da al vagón. La misma puerta por la que I viaja, se mueve, entra y sale de la historia.

    Considero que, a veces, el exceso de fotos desmejora la calidad de las mismas (no tanto individualmente, sino más bien como parte del conjunto de la entrada) y, a su vez, el efecto “impacto” de la entrada. Todo el paquete. Si el texto consta de tres párrafos no pueden haber 20 fotos ( aunque me gusten las 20 fotos!), si hubieran 4 ó 5 seria aun más concentrado, intenso, impactante, efectivo (como en Five hundred baths! que, aunque no se tratara de la mejor serie fotográfica, era concentrado, intenso y efectivo). Las 20 buenas fotos se convertirían en 5 fotos extraordinarias. Si lo que realmente enganchara de este blog fueran las fotos tendría sentido subir 20. Pero esto no es así. Lo que realmente engancha de este blog son los textos. Es una opinión personal.

Leave a reply