Diario de un cobarde

“A partir de cierto punto, no hay retorno posible.
Ése es el punto al que hay que llegar”,
Frank Kafka.

La muerte (conciencia) y el amor (compañía) alimentan ahora mi atrevimiento. Las cosas que realmente más me gustaban no las hice por cobardía. Unas no las intenté y otras las abandoné antes de fracasar ¿Si viviera eternamente permanecería inmóvil al borde del camino?

¿Se puede vivir sometido a las inseguridades?

¿Por qué los adolescentes “coquetean” con el suicidio? ¿Es la incipiente conciencia de la muerte la que enciende su rebeldía y vitalidad?

Cuando soy esclavo de mis miedos sufro. Cuando renuncio a mis sueños muero. Da igual los años que tenga. Vivo muerto. A casi todo el mundo le parece normal. A mí me salvaron las cefaleas (La Muerte) y el Amor. Lo que me provocaba mayor sufrimiento no era la vida que llevaba, sino renunciar a probar otra, “la Mía”, la de “Mis Sueños”. La “vuelta al mundo”, dejar el trabajo, salir de mi ciudad , y “todo lo demás”, no tiene ninguna importancia.

¿La vida se cabrea si no la vives?, ¿O es la muerte que no se siente respetada?

Lo único importante es atreverse. Y el amor, y los amigos. Y emborracharse con ellos. Y ponerte cachondo con quien te guste, y dejar lo que no te gusta. Y tener hijos (supongo, hijas espero). Y acordarte de la muerte para vivir con cariño. Querer a mis “ex”. Y la música, el flamenco y Lorca. Mi Madre, y los “Lobos de Mar”, y Mar. Las plazas. Barcelona. Menorca. Sant Joan. Y la pintura y los amigos culturetas. Y discutir y los del alma. Y los del cole. Els macus, las macas y los-las macarras. Iñi, mi otro yo. Podría estar un “guateque” así. En fin, que no te amarguen. Atrévete. ¿Ona vols tenir filles?

El pánico a desaparecer sin haberme atrevido a hacer aquello que realmente deseaba se estaba manifestando de una manera tan salvaje que no tenía otra salida que lanzarme.

Un salto al vacío.

I.

Share on FacebookPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

14 Comments

  1. carmen · 26 octubre, 2014 Reply

    És el primer que m’ha vingut al cap, de forma totalment involuntària. No és la primera vegada ni será la última. És un poema que sempre m’ha fet pensar i que m’agrada molt…Segur que el coneixes però aquí te’l deixo.
    Una miqueta llarg…

    Si vas a emprender el viaje hacia Itaca
    pide que tu camino sea largo,
    rico en experiencia, en conocimiento.
    A Lestrigones y a Cíclopes,
    o al airado Poseidón nunca temas,
    no hallarás tales seres en tu ruta
    si alto es tu pensamiento y limpia
    la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
    A Lestrigones ni a Cíclopes,
    ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
    si no los llevas dentro de tu alma,
    si no es tu alma quien ante ti los pone.

    Pide que tu camino sea largo.
    Que numerosas sean las mañanas de verano
    en que con placer, felizmente
    arribes a bahías nunca vistas;
    detente en los emporios de Fenicia
    y adquiere hermosas mercancías,
    madreperlas y coral, y ámbar y ébano,
    perfúmenes deliciosos y diversos,
    cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes;
    visita muchas ciudades de Egipto
    y con avidez aprende de sus sabios.

    Ten siempre a Itaca en la memoria.
    Llegar allí es tu meta.
    Mas no apresures el viaje.
    Mejor que se extienda largos años;
    y en tu vejez arribes a la isla
    con cuanto hayas ganado en el camino,
    sin esperar que Itaca te enriquezca.
    Itaca te regaló un hermoso viaje.
    Sin ella el camino no hubieras emprendido.
    Mas ninguna otra cosa puede darte.
    Aunque pobre la encuentres, no te engañará Itaca.
    Rico en saber y vida, como has vuelto,
    comprendes ya qué significan las Itacas.

    Constantin Kavafis

    Una abraçada i que tingueu bon viatge!!!

    • I- · 28 octubre, 2014 Reply

      Quin poema més marevellós tot un referent de la llibertat. La nostra i la dels altres, la dels individus i la dels pobles. Petó gran Carme

  2. Nano · 27 octubre, 2014 Reply

    Si viviera eternamente no habría camino, ni conciencia, ni compañía. Solo. Vida quizá, algo, poca. Y un círculo cerca. No dorado. Confuso y doloroso. Y a lo lejos, nada. Y tú. Y tú solo. Y tú de nuevo. El viejo de siempre.
    Ahora que lo dices, sí. Se puede vivir sometido a las inseguridades. Yo lo sé. Es lo único q sé. Mi madre tenía miedo al agua. Mi padre no me enseñó a nadar. Ni siquiera me puso el chaleco salvavidas. Me lanzó al mar desde la roca elevadísima. Y tragué agua con los pulmones llenos de angustia. Y encontré el desamor con los ojos llenos de lágrimas, aunque no se vieran en la profundidad oscura del océano salvaje. Entonces aprendí a soñar con la camisa de fuerza. No a vivir. Y salí a flote milagrosamente. Y de nuevo estaba él, allí, en la superficie de aquella piedra maldita, haciéndome creer que sabía lo que hacia. Sube hijo, me dijo al verme temblar. Ahora te toca a ti.

    • I- · 28 octubre, 2014 Reply

      … saber que cada vez que quiera desnudarme te encontraré a ti en “pelotas”, que no estaré solo . Te quiero Nano.

  3. Pepe Rodenas · 29 octubre, 2014 Reply

    Que grande Ivan!! Era una necesidad que salía a presión por todos los poros de tu body. Como tu dices… no es dar un paseo por el mundo. Es ver y vivir tu vida desde ángulos que eliges tu. Te quiero nene.

  4. I- · 29 octubre, 2014 Reply

    Como escribe A.Machado

    “… Caminante, son tus huellas
    el camino y nada más;
    caminante, no hay camino,
    se hace camino al andar.

    Al andar se hace camino
    y al volver la vista atrás
    se ve la senda que nunca
    se ha de volver a pisar.”

    Aixxx, ahora me tomaría un cerve comtigo.

  5. I- · 29 octubre, 2014 Reply

    O dice que está claro, pero yo que no estoy tan actualitzado prefiero indicarlo por si hay alguno o alguna como yo, si véis una palabra en rojo ( inmóvil, pej) pinchar que tiene un link asociado. Yata. Me quedo más tranquilo.

  6. Cris Casacuberta · 30 octubre, 2014 Reply

    M’incorporo una mica tard a aquest viatge. En el Ulisses ho vam comentar… necessitat de saltar al buit…necessitat de canvi perquè la idea que no estàs vivint la vida que vols, que t’imagines o que has somiat, et fusella el cervell des de fa massa temps…

  7. Maricris · 1 noviembre, 2014 Reply

    Fragmento de una poesía de Benedetti,
    Tú ya sabes, Iván, lo que siempre me ha gustado este poeta. Así que este trocito de poema, os lo dedico a los dos, A ti, I, y a ti, O,
    “…es tan lindo
    saber que usted existe
    uno se siente vivo
    y cuando digo esto
    quiero decir contar
    aunque sea hasta dos
    aunque sea hasta cinco
    no ya para que acuda
    presurosa(o) en mi auxilio
    sino para saber
    a ciencia cierta
    que usted sabe que puede
    contar conmigo”
    A los dos, ¡por lo valientes que sois!
    Un beso
    P.S. Los comentarios que os hace Nano, me encantan. ¡Es también un gran escritor!

  8. carmen · 3 noviembre, 2014 Reply

    De la llibertat, del respecte i de la passió per la vida, Iván. Per sort vosaltres ho teniu tot.
    Un petonet i una abraçada als dos, de part meva i del J.

    PD. Me encanta la poesía Maricris. Un beso a tí también.

  9. a · 14 noviembre, 2014 Reply

    Ja es veia que no eres feliç.
    M’alegra que ara ho siguis.

    Bon viatge de la vida!

    a.

  10. Laura · 16 noviembre, 2014 Reply

    Sabes que? Te envidio y a la vez te odio… Al leerte me he sentido sola, muy sola. He infravalorado lo que estoy haciendo y como vivo y por eso ahora te desprecio. Veo amor y me pone triste. Me recuerda el no tenerlo. Te envidio.
    Me has “desernegetizado”. Me has chupado mi energía y es mía! Pero la recupero, me recupero y salto como tantas otras veces he hecho.

    Recuerdas el pozo? Yo lo decoré para vivir en él 1 año. Lo puse a mi gusto y me succionó, me atrapó y me acomodé. Estuve a punto de hacerlo permanente pero gracias a Dios?? Qué coño, a mi! No salté o si? Pero esta vez en otra dirección y no me estampé…

    Así que me recupero. Recupero mi energía y me vuelvo invencible, o eso creo yo por unos instantes, suficientes para afrontar la siguiente hora, no, el siguiente minuto, no, el siguiente segundo. Lo suficiente para inspirar y seguir, seguir, seguir hacia adelante, tamlbaleandome, serpenteando, que coño! Bailando!!

    (Seguiré digiriendo…)

  11. Vivi · 22 enero, 2015 Reply

    El amor: (definición de mi diccionario de hoy jueves noche, no he tenido tiempo de hablar con la RAE a ver si les molaba el rollo):

    Ser pequeño y desear amar. Allí cuando tienes eso que se llama “usoderazón”. Darte cuenta de que el amor es una puerta que te lleva al paraíso.

    Amar sin saber que se está amando cuando se tienen meses de vida y se sonríe.

    El amor como fin; como principio. O camino; o forma de vivir. Recuerdos de amor. Desdoblamientos peligrozosos del yo.

    Ser dos (es que somos dos). Ser a veces dos e intentar ser uno. Otras, luchar por ser dos. Por ser uno.

    Amarte cuidando de mi amor, de tu desamor posible, de mi cansancio inevitable. Reinventar los días para que no me lleven al cansancio de ti. Cortarme el pelo de la lengua para que no te canses de mí. Cambiar de look, de loop, de hook, de hope, de hiphop. Ponerme rastas, no dejar que me veas nunca a rastras. Una tiene una dignidad, oyes.

    Mirarte y pensar que quiero verte cada día, verte dentro de mí.

    Comprobar empíricamente que te arrugas a mi lado. Ver cómo te encanas de canas y de risa. Querer fotocopiarte con un hijo. Fotocopiarnos, y en el microsegundo semen-ovario: una vida. Y vuelta a empezar por arriba: dícese de: Amar sin saber que se está amando cuando se tienen meses de vida y se sonríe.

Leave a reply