Diario de una pasión

“Se viaja no para buscar el destino sino para huir de donde se parte”.
Miguel de Unamuno

Dos cosas. El miedo y la valentía.

Y el Negro. Cero. Vacío.

Una niña que tiene un sueño, varios, los escribe cada año en un papel, los firma y anota la fecha. Guarda ese papel. Lo mira al cabo de los años, cuando entre el desorden mental aparece de nuevo esa nota, esa libreta, ese archivo. Revisa la lista con una sonrisa, sigue soñando despierta con los que no ocurrieron aún y tacha feliz los que se cumplieron.

Uno. Perderme. Lejos. Del todo. Como esa droga que te hace volar pero sin éxtasis. Ir perdiendo lo que tengo para llegar a lo que quiero.

Pasan los años, esos encuentros siguen ocurriendo de vez en cuando. Soy cabezota. Esto es lo que he soñado durante años. Hacerlo ha sido casi natural, no ha habido titubeos, al menos en dejarlo todo. Sí, en todo lo demás.

Me voy porque quiero perder el Norte. Huyo, y me gusta huir. Quiero huir del todo. Saltar al vacío.

Cómo explicar que me he perdido. Mil veces. Y cada vez que creo encontrarme me estoy perdiendo de nuevo, lo sé. Desde el momento en creo que lo tengo todo controlado, la risa del azar se vuelve carcajada. Aquí miedo. Pudor. Bajezas inconfesables y la oscuridad bajo la cual están todos mis secretos.

Hay oscuridad. Mucha. En el vacío sólo veo oscuridad y la nada. No hay olores, ni casi ruidos.

Es una puerta, la veo muchas veces. Con un entresijo. Es complicado.

Llevo años escapando de esa oscuridad. Pero la oscuridad te tapa cuando quiere. Sólo se gana la lucha cuando se abren los ojos.

Me duermo en el bus, de vuelta a casa, estoy agotada. No quiero vivir así. Nada tiene sentido, me parece absurdo seguir jugando. Ni así. Con la misma persistencia con la que tengo este sentimiento, sé que me acerco a lo que quiero y me alejo de lo que huyo.

Sólo hay un camino y no hay excusas: saltar al vacío.

O.

Share on FacebookPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

8 Comments

  1. carmen · 26 octubre, 2014 Reply

    Olé tu!!!
    Tan de bo es compleixin tots els desitjos de la llista i els que ben segur encara han d’arribar i els que vindrán després…
    No deixis mai de somiar, ja saps, si no, els desitjos no es fan realitat.

    “¿Qué es la vida? Un frenesí.
    ¿Qué es la vida? Una ilusión,
    una sombra, una ficción;
    y el mayor bien es pequeño;
    que toda la vida es sueño,
    y los sueños, sueños son.”

    Calderón de la Barca

    • O- · 29 octubre, 2014 Reply

      M’agrada la poesía, inspiradora i senzilla…. Gràcies! ja veig que tenim una seguidora fidel 🙂 petons!!

  2. Nano · 27 octubre, 2014 Reply

    Que no os de miedo saltar al vacío. Yo os espero abajo. Me podéis partir la crisma. No pasa nada. Volveré a saltar. Volveremos a saltar. De uno en uno como dijo Unamuno.

  3. iñigo · 27 octubre, 2014 Reply

    Esa sensación de salto al vacío. O de ser el que pilota el avión. Saltar al vacío: que a los 17/18 años te obliguen a decidir qué debes ser de mayor. Firmar hipotecas, no sólo con el banco. Formar familias, no sólo con tu pareja. Da igual. Lo que no nos cuentan es que se puede saltar al vacío hacia arriba. Se puede volver atrás. Te puedes volver a subir al avión. Cambiar el rumbo. Volver a saltar. Eso no nos lo cuentan o no lo queremos escuchar. De eso se ha de dar cuenta uno mismo. Felicidades por ser pilotos, paracaidistas.

  4. Ju · 28 octubre, 2014 Reply

    La cabeza es redonda para poder tomar infinitas direcciones y lo mejor debe ser que te lleven al vacío…muy yogui…pués sí
    Seguro que ya lo sabeis, salto con vosotros!
    Us estimo

  5. Pepe · 29 octubre, 2014 Reply

    Es la mejor huida que podía imaginar… la que no va a la busca. La que va hacia el “COLOR DORADO” Sin prisa pero sin pausa. Como tu dices… sin éxtasis.

  6. O- · 29 octubre, 2014 Reply

    ¿Saltamos Ya? ¿O dejamos pasar un par de días más? El cielo está encapotado y parece que lloverá… Saltemos ya. Mejor ahora que mañana.

  7. Fernando · 25 diciembre, 2014 Reply

    …Inventar mudanzas a países lejanos en barcos que llegan a puertos de pescadores. Jugar a estropearle sus versos al poeta, sus cuerdas al violinista, sus trucos al ilusionista. Hacer algo contra el tedio: aunque sea espantar a las palomas en la plaza del centro.
    Fragmento de una columna que me pintaste.
    Me gustan las porciones de irrealidad de tu blog. Ansío el momento de tomar un vino contigo y tu compañero de viaje. Un salud imaginario hoy que el niño dios ha vuelto a nacer etcétera.

Leave a reply